Cuando hago ganchillo siento mucha paz. No es solo porque estás creando algo con tus manos, sino porque siento que es un momento que me dedico a mi misma.