Esa media hora o una hora que le saco cada día al dibujo de tipografías es mi yoga creativo. Es el momento del día en el que me evado del mundo, no existe nada más que el papel en blanco, el lápiz , el rotulador, y empiezo a crear. Ese momento es mágico.