Cuando creo, cuando ilustro o cuando hago mis sellos y estampo, me siento realmente libre. Me siento salvaje. Hago realmente lo que me gusta. Lo que más me gusta de los talleres es ver el cachito de alma de cada persona cuando trabaja conmigo.